dimarts, 16 desembre de 2014

Episodio Piloto #07




En el mapa

De un tiempo a esta parte es inevitable sentir cierta vergüenza ajena propia cada vez que Valencia sale en la tele. Esta sensación, sin embargo, es relativamente reciente porque no hace tanto de aquella bufonada de Rita Barberá de “Por fin hemos puesto a Valencia en el mapa”.

Valencia, y el País Valenciano por extensión, se han convertido en una caricatura de lo que debería ser y para algunas cadenas, sobre todo para La Sexta, somos un chiste continuo. Esta semana, sin ir más lejos, Wyoming venía a decir que los valencianos no sabemos votar y el domingo Ana Pastor introducía entre risitas de marisabidilla a los periodistas Rodrigo Terrasa y Sergi Pitarch, que ilustraban a una reportera acerca de los sobrecostes de la mitad de la obra pública que se ha construido en el Cap i casal desde la entrada en la ciudad de Jaume I.

No sé si el grado de corrupción y de despilfarro en nuestro país es igual o mayor que el de otros sitios, pero los hechos son incontestables: aquí hemos pagado 15 millones de euros por unas maquetas, inaugurado aeropuertos peatonales y edificios millonarios que se caen a trozos, se han cargado a la administración los servicios de traductoras rumanas y hasta en la visita de un papa de Roma se ha robado dinero público.

La conclusión es obvia: sí, en Valencia hay mucha corrupción y los valencianos no sabemos votar, ya que en 2011 el PP revalidó la mayoría absoluta a pesar de llevar las listas electorales repletas de imputados. Y eso conviene recordarlo.

Podemos quejarnos de la imagen que la televisión da de los valencianos por culpa de quien nos ha malgobernado o podemos, sencillamente, empezar a cambiarlo por lo más fácil: enviándolos a la puta calle.



dimecres, 10 desembre de 2014

M/A 2015: va de bo



És cert que fer primàries 1) obertes a la ciutadania (!), 2) per a tota una llista completa (!!) i 3) per a una coalició de partits i de gent independent (!!!) era una cosa ambiciosa i un poc boja i que ja sabíem que alguns ens farien suar sang, però no em valen les excuses i hem dir-ho clar: tot el que ha envoltat la negociació del reglament (i el mateix reglament finalment aprovat) ha estat esperpèntic i molts militants hem sentit vergonya.

Ara bé, amb això ja sobre la taula, hem de saber donar als drames la dimensió que veritablement tenen: mai vaig creure (ni en els pitjors moments) que açò podria trencar la coalició, que alguns marxarien o que arribaríem a eleccions sense candidats. De fet, a pesar d'haver fet primàries, a pesar del reglament i, en definitiva, a pesar de tot, encara tindrem candidat abans que el PP, que l'anunciarà al febrer.

Tampoc crec que el procés de primàries ens haja fet perdre vots o energies i, ni tan sols, que haja difuminat la feina feta durant tota la legislatura pels diferents càrrecs de la coalició, perquè encara que part de la premsa dedique més tinta a les qüestions orgàniques que a les institucionals, la ciutadania va per una altra banda.

Ara estem en una situació completament diferent, i amb el reglament digerit i assumit comença la festa: l'anunci de les candidatures, l'arreplegada d'avals, la inscripció de simpatitzants i, finalment, les votacions el dia 31 de gener per conformar les llistes locals i autonòmiques.

I tot això vindrà rodat, perquè ho farem des de baix, amb generositat, sense imposicions i, sobretot, amb molt de trellat.




dimarts, 9 desembre de 2014

Episodio Piloto #6



Herodes

La televisión española es capaz de despropósitos tales como hacer coincidir la emisión de dos programas de famosos tirándose a una piscina desde un trampolín. Esto pasó la temporada pasada con Mira quién salta, en Telecinco, y Splash! Famosos al agua en Antena 3.

Si ya resulta cuestionable el interés de un programa de este tipo, todavía lo es más el de dos programas simultáneos que ofrecen el mismo concepto de entretenimiento, aunque en su descargo podemos decir simplemente nos daban aquéllo que anunciaban: famosos, saltos, agua y nada más.

El caso es que Telecinco y Antena 3 lo han vuelto a hacer con sendos programas en los que básicamente se hace lo mismo: niños que cantan, bailan o hacen el idiota acrobacias sobre un escenario. Tu cara me suena Mini (que han reducido a TCMSM, como si fuera el nombre de una enfermedad contagiosa creada en un laboratorio farmacéutico) y Pequeños gigantes (todo un alarde de originalidad) son tal tortura que uno no sabe si debería reivindicar la figura de Herodes más a menudo.

Pienso en los padres de estas criaturas y creo que se han rendido: “¿Qué más me dan los recortes en becas si mi niña baila salsa en la tele?” o “Mi hijo no puede estudiar trigonometría porque tiene que aprenderse una coreografía con María del Monte” o “¿Me va a decir a mí el Estado si tengo que llevar a mi hijo al colegio o a un plató de Telecinco?”

El problema es que los niños, como los perros que defecan en la calles, no son los responsables de sus excrementos y, del mismo modo que de los perros responden sus propietarios, en el caso de los menores está claro que la culpa es de los padres, que los visten con lentejuelas y les llenan la cabeza de confeti de colores.

dimecres, 3 desembre de 2014

Girar-se en contra



El ple de la Sala Penal del Tribunal Suprem ha sentenciat que, una vegada obert el judici oral contra un aforat, la renúncia al seu càrrec (i, per tant, la pèrdua de la condició d'aforat) no afectarà a la competència de l'òrgan que ha de jutjar el cas.

Anem a posar noms damunt la taula, que és més divertit: resulta que Milagrosa Martínez i Angélica Such, ecs!conselleres de Camps i acusades de set o huit delictes en la peça separada de Fitur del cas Gürtel, fa un any que van renunciar a l'acta de diputades en les Corts per provar a allargar el cas i que, després d'una complicada instrucció d'anys i panys, l'expedient deixara el Tribunal Superior de Justícia (TSJ) i passara als tribunals ordinaris, però el Suprem ha dit que no i que ha de ser el TSJ valencià qui dicte sentència perquè en cas contrari estaríem davant un frau processal més gran que el rellotge que El Bigotes va regalar a La Perla per agrair-li la concessió dels estands de Fitur.

Així, la idea original d'allargar el cas com si fóra un xiclet per provar a guanyar temps s'ha girat en contra de La Perla i de Such i el gran perjudicat serà el PPCV, ja que el judici públic no començarà fins la primavera i coincidirà amb la precampanya (i potser amb la campanya) autonòmica i municipal.

Podem dir, per tant, que esta jugada complica (encara més) l'escenari electoral del PP al País Valencià i que el candidat a la presidència de la Generalitat (que jo crec que no serà Fabra) haurà de fer equilibrismes per no fer coincidir cap acte electoral amb la declaració d'un imputat popular (i, atenció, perquè a la causa n'hi ha 13).

Malauradament per al PP valencià tots els seus casos de corrupció no es limiten a La Perla i companyia i d'ací a eleccions tindrem notícies del cas Cooperació, pel qual Blasco ja acumula una condemna de 8 anys de presó i al qual encara hi ha dos peces separades pendents d'enjudiciar; del cas Nóos, en el qual tenim imputat el vicealcalde de València i, probablement, alguns testimonis per preparar les declaracions; del cas Brugal, que ha elevat a la categoria d'icona de la corrupció (i de la vulgaritat) a Sonia Castedo i a mig PP d'Alacant; de la peça separada del cas Gürtel sobre la visita del papa i pel qual està imputat Juan Cotino; o del cas Emarsa, que ja acumula 24 acusats i 31 milions d'euros en responsabilitat civil... sense oblidar la peça principal de Gürtel que investiga el finançament irregular del PPCV i que manté imputat Ricardo Costa, encara diputat a les Corts.

Definitivament, el problema del PPCV no és només electoral; és, sobretot, judicial i penitenciari.

dimarts, 2 desembre de 2014

Episodio Piloto #5



Televisión política

En un país normal los políticos no solo quieren controlar qué dicen los medios de comunicación, sino también salir en ellos. Televisiones, periódicos y radios sirven para acercar la política a los ciudadanos y los medios usan a los políticos para llenar páginas y horas de programación barata. “Quid pro quo, agente Starling”, que diría el doctor Lecter.

En España, que no sé si ha dejado de ser un país normal o es que nunca lo fue, los políticos que se someten a la opinión pública a través de los medios son una excepción: hemos llegado a un punto en el cual si un ministro acepta preguntas cuando acaba de presentar su dimisión se le considera un héroe.

Este domingo, sin embargo, tuvimos una doble dosis de lo contrario, de políticos que salivan cuando ven las cámaras, que es el caso de Pablo Iglesias, concebido en la pausa publicitaria de alguna tontertulia y crecido, cual lagarto, al calor de los focos de un plató.

Tuvimos, decía, a Iglesias en un sofá con Mejide y a Mas en el Palau de la Generalitat con Pastor. Llegó un momento en el cual mi televisión se recalentó con tanto ego junto, pero de formas muy diferentes, ya que mientras en el chester se revolcaban la intrascendencia y el falso canallismo, Pastor se volvía a Madrid con el rabo entre las piernas: cuando planteas las entrevistas como una batalla corres el riesgo de perderlas (y no es la primera vez que le pasa).

Y mientras, en la terreta, Alberto Fabra no sólo no aparece en los medios (no recuerdo cuándo fue la última vez que el Molt Honorable concedió una entrevista a este periódico o a cualquier otro) sino que cierra la radio y la televisión públicas. En esto, como en tantas otras cosas, los valencianos no encontramos consuelo: "¿Han dejado ya de llorar los corderos, Clarice?".

dimecres, 26 novembre de 2014

Episodio Piloto #4



Sacársela

Espero que algún día alguien llegue a Telecinco y se la saque. Que se la saque, que la ponga encima de la mesa y que diga: “Mirad, es toda vuestra”. Puedo imaginarme la cara de deseo de Ana Rosa Quintana y Màxim Huerta, recordando tiempos pasados que no necesariamente fueron mejores, aunque ellos estén convencidos de que sí. Que, a continuación, se la enfunde y vaya en busca de Emma García y su ejército de hormonados, teñidas, depilados y viceversa y la deje reposar sobre la mesa camilla. A más de uno se le caerán las extensiones o le crecerán las cejas ante la visión de algo que no sabía ni que existía.

Que luego la pasee por ese programa de falsas disputas judiciales, donde periodistas que de noche opinan en las tontertulias políticas a mediodía hacen de abogados del diablo de causas ridículas. Me imagino a nuestro héroe, con eso en la mano, al grito de “Tomad y comed todos de ella” y a Sandra Barneda tartamudeando y echándole la culpa de todo al lobby gay. Después de un respiro, veo a ese alguien colándose en el plató de Sálvame, vertedero incontrolado de la televisión, sacándosela de nuevo y haciendo llorar a más de uno. Menos a Jorge Javier Vázquez, porque a él seguro que le hace gracia ver a Belén Esteban intentar deletrear sin éxito lo que le han puesto delante de la cara.

Nuestro héroe no es condescendiente y por eso, de noche, no siente lástima por Mercedes Milá, que este año se ha tirado al monte con su “experimento zoológico”. Se la saca, se la hace ver de cerca y Milá dibuja una sonrisa boba y cree reconocer lo que le plantan en la cara, pero es que de eso hace ya mucho tiempo.

Muy cansado, nuestro ciudadano anónimo se guarda su dignidad y se pregunta por qué tuvo que sacarla a pasear por Telecinco.




dilluns, 24 novembre de 2014

Outdoor




Divendres vaig tindre una cita amb un dels xics més guapos que he conegut mai.

Òbric parèntesi. Crec que he dit tantes voltes això que ja no gose de cap credibilitat. Tanque parèntesi.

Vols que ens fem una cervesa? —em va proposar.
I tant vaig contestar.

El dia anterior havia tingut guàrdia i no arribava massa carregat d'energies, però el meu partenaire tampoc no demostrava massa entusiasme: quan ens va atendre la cambrera jo vaig demanar una cervesa, però ell despatxà:

Tinc l'estómac no sé com... crec que no em demanaré res.

Malament.

A banda, demà he de matinar i...

Molt malament.

Vam iniciar una conversa lleugera i, com resultava tan poc interessant, em vaig dedicar a estudiar allò que diuen comunicació no verbal o llenguatge corporal. Com no tinc ni puta idea, però, de què significa ni de com s'ha d'interpretar, vaig inventar-me les regles segons avançava la vetllada: el xic es feia avant quan li parlava, i això devia significar que estava interessat (o sord); el xic obria les cames de tant en tant i això significava, indefectiblement, que volia follar... En resum: les paraules i l'actitud poc animosa del xic indicaven una cosa, però els seus moviments corporals (almenys segons les regles que acabava d'inventar-me) indicaven tot just la contrària.

Quan encara no havia fotut l'últim glop a la cervesa amollà “Marxem?” i em vaig resignar: no només no tenia ni idea de comunicació no verbal, sinó que eixa nit no tocava pèl.

De sobte, però, la situació va fer un gir imprevist:

On tens el cotxe? preguntà.
Cap allà i vaig assenyalar l'esquerra.
Ah, jo el tinc allà i assenyalà, és clar, la dreta.
En eixe cas, ha estat un plaer.
Espera, que t'acompanye al cotxe.

Vaig alçar un cella, i la vaig mantindre alçada fins que vam arribar al meu cotxe.

M'agrada molt este cotxe... Em pegues una volteta?

I vaig alçar l'altra cella.

En què estàs pensant? —vaig demanar.
No ho sé... podem anar a una zona més tranquil·la... i fosca.

Vaig mirar de dalt a baix el metre noranta de carn del xic i després vaig fer una ullada al meu Fiat 500.

Creus que ací dins estarem còmodes?
Segur que sí... i si no, eixirem a passejar.

Vaig tardar una miqueta a entendre-ho, però imagine que resulta complicat identificar un amant del sexe a l'aire lliure només pel llenguatge no verbal. Almenys fins que eres conscient que estàs follant en un camp de cebes de l'Horta de València i, malgrat la foscor i el fang, ho veus tot molt més clar.


dimecres, 19 novembre de 2014

Episodio Piloto #3





Rigor mortis

A veces tengo la sensación de vivir con Francisco Marhuenda. El omnipresente director de La Razón se ha convertido en el icono de las tertulias (o tontertulias) políticas, aquéllas que emponzoñaban el TDT en los años finales del zapaterismo y que hoy se integran sin remedio en la parrilla de todas las cadenas.

Esas locas mesas de debate de la caverna digital, en las que se bebía vino, se anunciaban detectores de radares y se llamaba “guarra, puerca y zorra repugnante” a una consellera catalana por haber editado una guía de educación sexual para adolescentes, han dado paso a un producto de apariencia más refinada y mejor iluminación pero con idéntico fondo: la intrascendencia a la hora de abordar la actualidad política.

En Antena 3, Telecinco o Cuatro utilizan más vatios en los platós y un maquillaje menos tosco que en la caverna, pero el resultado es el mismo: basta un vistazo a los tontertulianos para saber que es imposible tomarse en serio programas como, por ejemplo, La sexta noche: ¿qué rigor puede esperarse de un debate en el que el presentador, micrófono en mano, se acerca a una somnolienta y aburrida señora del público a la una de la madrugada para preguntarle si le gustaría ser aforada “como el rey de España”? Pues el mismo que de cualquier debate en el que participen Alfonso Rojo, Eduardo Inda o Pilar Rahola: el rigor mortis.

¿O qué queda después de ver a Pablo Iglesias y a Esperanza Aguirre acusarse de colaborar, respectivamente, con ETA y con el régimen comunista chino, aunque ninguna de las dos cosas sea verdad y todo se reduzca a grandes dosis de churrimerinismo? La nada más absoluta: un par de trending topics y alguna legaña el domingo por la mañana.

dimarts, 18 novembre de 2014

Episodio Piloto #2



 
Errores de bulto

Este verano he leído más artículos sobre el paquete que luce Justin Theroux en la serie The Leftovers que sobre la reforma electoral que pretende perpetrar el PP a menos de nueve meses de las elecciones locales y autonómicas.

Abro paréntesis. Reconozco que tengo un problema a la hora de priorizar mis lecturas, pero es que no se puede comparar el efecto hipnótico y el interés que despierta la anatomía desbordante de Theroux con el de un pucherazo electoral de manual. Y más teniendo el cuenta el calor que ha hecho este verano. Cierro paréntesis.

El tamaño de la entrepierna alegre y libérrima del protagonista de esta producción de HBO ha sido, sin duda, la mejor promoción para una serie que acaba de poner punto final a su primera temporada y que, inexplicablemente, ya ha confirmado el rodaje de una segunda. A ello contribuyó, con toda seguridad, que Liv Tyler, compañera de reparto de Theroux, afirmara en una entrevista en televisión que llegó a “distraerse” durante el visionado del episodio piloto por aquéllo que su compañero lucía sin ningún tapujo.

Las escenas de Theroux saliendo a correr en chándal y sin calzoncillos no sólo han generado decenas de artículos en la prensa más intrascendente, que a fin de cuentas es la que más se lee, sino miles de tuits, comentarios en blogs y maravillosos gifs animados en Tumblr (esa red social de porno para hipsters), hasta llegar a un punto en el que resulta imposible encontrar una crítica de la serie que no incluya, aunque sea de rebote, una referencia al premeditado y obvio bamboleo de Theroux.

Lo bueno de todo esto es que mientras nos entretenemos con estas cosas no hablamos de una serie que, a pesar de tener un punto de partida interesante (¿qué pasaría si desapareciera de golpe el 2% de la población mundial?) y de grandes momentos muy excepcionales, está muy mal resuelta y que necesitaría prescindir de horas y horas de rodaje y de la mitad de las subtramas para enderezar un tortuoso rumbo.

La última palabra, como siempre, la tiene cada espectador, que sólo tiene que decidir si en The Leftovers el bulto compensa tanto error.



Publicada en Levante-EMV, el 10/IX/2014

dilluns, 17 novembre de 2014

Episodio Piloto #1



La tele no es para el verano

Durante el verano, con las cadenas generalistas llenas de presentadores segundones y reposiciones constantes, he aprovechado para tragarme la programación de esos canales que nunca veo durante el resto del año. Este agosto me he entregado casi sin resistencia a esas cadenas que, en principio, van dirigidas a un público femenino pero que en realidad tienen un target al que, simplemente, no le gusta pensar. Y ello independientemente de su sexo.

Es innegable el magnetismo de un programa en el que su protagonista necesita ir a la tele para elegir un vestido de novia, cambiar de peinado, reformar una cocina o un sótano o comprar una casa porque, en la vida real, cuando alguien quiere cambiar el color de su salón, por ejemplo, sencillamente se limita a molestar a sus amigos enviando fotos de muestras de pintura por whatsapp para que le ayuden a decidir. Sin embargo, en Divinity hay un programa que soluciona eso.

De todos estos programas de falso coaching el que más miedo me da es Extreme Makeover, que fracasó en España con el nombre de Cambio radical, y en el cual cogen a una persona, generalmente del Medio Oeste americano y que necesita perder unos kilos, y le hacen una liposucción. Y, ya puestos, le pegan las orejas de soplillo, le quitan la mitad de la nariz, le levantan las cejas, le aumentan el pecho y le llenan la boca de carillas de porcelana, de forma que, al final de todo este proceso, a nuestro obeso de Kansas no lo reconoce ni, de verdad, la madre que lo parió.

Y decía que da miedo porque, después de una tarde entera tragándome Extreme Makeover, uno no puede evitar mirarse al espejo y ver todo lo que le sobra (y todo lo que le falta) y barajar la posibilidad de pedir cita para levantarse las cejas o para corregir ese colmillo que no está tan alineado como debería.

Por suerte, ya ha llegado septiembre y pronto nos pondremos más ropa para taparnos las taras y dejaremos a un lado todos esos programas porque para ver chorradas intrascendentes y que nos torturen sólo tendremos que poner Telecinco. 


Columna publicada en Levante-EMV el 3/IX/2014 

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails