dimecres, 21 gener de 2015

Episodio Piloto #11



Las 7 diferencias

Viernes. Sálvame Deluxe en Telecinco. Una ventana en la esquina inferior de la pantalla nos muestra a la próxima invitada: una tal Makoke, que viene a hablar de lo suyo.

En el plató Jorge Javier Vázquez pregunta a una vidente: “¿Es cierto que Lola Flores echó una maldición a Isabel Pantoja por robarle el novio a Lolita y que eso explicaría todas las desgracias de su vida?” y, por si esa pregunta no se contestara sola añade: “¿Son efectivas las maldiciones?”. La vidente responde: “Sin duda. Piensa, por ejemplo, en los Kennedy o en la maldición de Tutankamon. Sobre todo en determinadas razas que tienen mucha energía. El problema de la Pantoja es que la persona que le echó la maldición está muerta y eso lo complica todo”. Un rótulo aporta sensatez al debate: “La vidente Conchita Hurtado explica por qué Isabel Pantoja podría ser víctima de una maldición”.

El programa lanzó la etiqueta #pantoruina y cosechó una audiencia del 18,7% de cuota de pantalla.

Sábado. La Sexta Noche en La Sexta. Una ventana en la esquina inferior de la pantalla nos muestra a la próxima invitada: una tal Pilar Rahola, que viene a hablar de lo suyo.

En el plató Eduardo Inda pregunta a Errejón, de Podemos: “¿Participarías en un mitin neonazi?, ¿Participarías en un mitin en el que se niegue el holocausto judío? ¿Participarías en un mitin de ETA?”. Herrejón contesta que no e Inda ataca de nuevo: “¿Y qué te parece que Pablo Iglesias haya participado en un mitin del entorno proetarra”. Un rótulo aporta sensatez al debate: “Pablo Iglesias, ¿radical y simpatizante de ETA?”.

El programa lanzó la etiqueta #L6Npodemos y cosechó una audiencia del 15,5% de cuota de pantalla.


Columna publicada a Levante-EMV el 12 de novembre de 2014

dimarts, 20 gener de 2015

E2015: UPyDEP




Per si fer coincidir les eleccions locals i autonòmiques amb les generals en el mateix exercici no fóra suficient, la setmana passada ens deien que els catalans tornaran a votar en setembre i esta setmana s'han disparat els rumors d'eleccions també al califat andalús socialista.

Així, si es confirma este segon extrem, ni Catalunya ni Andalusia esgotarien les seues respectives legislatures i tornaríem a assistir a l'ús d'eixa prerrogativa d'alguns presidents autonòmics de convocar eleccions d'acord amb el seu propi calendari menstrual: un perquè les disfressa de plebiscitàries i l'altra perquè ha de fer càlculs en clau estatal i interna socialista per a carregar-se al guapo (però inútil) Pedro Sánchez.

Òbric parèntesi. Podria donar-se la circumstància que fóra Rajoy qui no convocara les eleccions en novembre i les deixara per a gener de 2016, com si esta legislatura no haguera estat ja prou llarga. Tanque parèntesi.

Siga com siga, una de les formacions que farà front de la pitjor forma possible a tots els escenaris electorals que vinguen serà UPyD, que travessa un moment tan delicat com insostenible.

Sembla increïble que esta formació, nascuda fa tan poc i a la qual li auguraven una posició clau en el tauler polític fa només uns mesos, haja iniciat de forma inexorable el camí cap a la seua extinció.

Les formes dictatorials de Rosa Díez, que s'han traduït en divisions i escissions a tot l'estat i en la fuga massiva de càrrecs i militants, la indefinició ideològica tan característica dels magenta, l'envit llançat per Ciutadans (que ha sabut jugar perfectament les seues poques cartes) i la pablemització de la política en general, que fa que qualsevol cosa semble vella i antiquada abans de nàixer, han acabat amb les aspiracions de Díez i companyia de convertir-se en un partit amb un mínim pes específic.

En un intent desesperat per sobreviure al tsunami pablemitzador, ahir UPyD va convocar una concentració a Madrid per a demanar la dimissió de Rajoy (!) a la qual no van assistir ni 200 persones. Este fracàs va posar en evidència les mancances d'una formació que, talment com alguna altra, va nàixer al caliu de l'adoració a un líder que vivia molt bé amb la seua acta al Parlament Europeu mentre donava lliçons a tot déu, que repetia consignes fàcils mentre rascava la panxa dels votants i que mirava la resta amb condescendència i arrogància mentre les enquestes i certa premsa li auguraven un futur immillorable.


L'extinció d'UPyD no serà l'última que vorem. 

dijous, 15 gener de 2015

Episodio piloto #20



París y Guadalix

Resulta desesperante comprobar como cada vez que sucede algo importante las redes sociales se convierten en un río de diarrea discursiva en el que parece que existe una pugna por ver quién hace más el ridículo.

El último ejemplo lo hemos visto con claridad en relación a los atentados yihadistas en París de la semana pasada y gracias a los cuales hemos leído estupideces una detrás de otra del estilo: “Todo el mundo habla de París pero nadie dice nada de X” y por X se puede entender “el cierre de Canal 9”, “los niños de África”, “el cierre de Egunkaria”, “que han denunciado a un tuitero por hacer el idiota” u “otra vez hay lentejas para comer”.

Un ejemplo: un fotógrafo valenciano, en plena crisis francesa con secuestros, rehenes y sangre por secar, lanzaba un tuit con la foto de un periodista asesinado en Gaza y lamentaba que “Esto no es noticia”. La realidad es que sí que había sido noticia, pero en verano de 2014, que fue cuando el periodista palestino fue realmente asesinado. Esto demuestra que a veces hay que saber ajustar mejor el objetivo.

Pues bien, del mismo modo empezó Jordi González el domingo a presentar Gran Hermano VIP: después de hacer referencia a los atentados de París añadió “Este es un programa de convivencia y tolerancia”. Y yo me abochorné mucho, casi hasta el límite. Hasta que, en un momento dado, a los Chunguitos les ofrecieron en una pantalla la imagen de otro concursante de raza negra y dijeron: “¿Eso es un gorila?”, “¿Esto es la selva?”, “¿Eso es un mono?”, “¿Ese es King Kong?” y mi bochorno se convirtió en asco.

No quiero hacer ningún llamamiento en concreto, pero si alguien quiere poner en cuestión las bases de nuestra civilización le ruego que deje París en paz y que empiece, por ejemplo, por Guadalix de la Sierra.


Columna publicada a Levante-EMV el 14 de gener de 2014





dimecres, 14 gener de 2015

Canvi d'actitud



ACTE I

És que estic nerviosa.

Açò, indefectiblement, sol ser un mal començament.

Has portat papers?

Òbric parèntesi. Els advocats, el primer que aprenem quan ens posem a treballar és a demanar papers, així en general. Tanque parèntesi.

La clienta comença a contar-me el cas des del seu punt de vista mentre jo pose en ordre els papers que m'ha portat.

Vaig a perdre la casa i...
Ací diu que vas estar treballant d'autònoma en 2010 (!) sense haver-te donat d'alta. És així?
En este país sempre van a pels pobres.
I també diu que la Seguretat Social et va enxampar i que et van demanar que ingressares les quotes que vas defraudar. Correcte?
Com es nota que en este país les lleis les fan els rics.
I que vas sol·licitar un fraccionament de la sanció i que et van permetre pagar 100 euros al mes, veritat?
Com si això no foren diners...
També diu que fa un any i mig vas deixar de pagar, que en febrer de l'any passat et van requerir novament i que en juny et van avisar que t'embargarien la casa. Totes estes coses te les van notificar personalment, veritat?
Tampoc ho he llegit del tot...
Puc saber per què no t'has menejat abans i has deixat que passen tots els terminis?

La clienta es queda pensant durant un segon i amolla.

Estic molt nerviosa. Molt nerviosa.

ACTE II

Sí, diga'm.
Soy yo.
Vaya.

Esta clienta té la gràcia de telefonar-me quan ha begut.

Mire, perdone que le moleste, pero sólo quiero dejar clara una cosa.
Dígame.
No sé si usted lo sabe, y por eso se lo explico, pero yo estoy operada de un cáncer. Me quitaron un pecho y ahora no pienso renunciar a mis derechos humanos (!) porque mi marido, bueno mi exmarido, se haya liado con una panchita de los cojones que tiene dos tetas y un culo como una mesacamilla, porque ante todo soy una persona. ¿Me entiende usted?

ACTE III


En un altre moment de la meua vida, en lloc de dir «Tranquil·la, ho solucionarem» i «Claro que lo entiendo, señora. Es usted una persona» haguera enviat totes dues a pastar fang, però sembla que això de fer-me vell, de dormir amb un xic que m'agrada i d'alçar-me ben follat tants matins m'està canviant el caràcter. 


dilluns, 12 gener de 2015

Episodio Piloto #18


Fargo, per Paula Bonet


Transparent y Fargo

Hace demasiado tiempo que el cine sobrevive gracias a secuelas, precuelas, trilogías innecesarias y, sobre todo, películas de superhéroes. Con un panorama tan desolador y poco atractivo para seres plurineuronales no sorprende que cada vez sea más difícil encontrar, cuando se acercan estas fechas, los clásicos listados con las mejores películas del año.

Justo lo contrario ocurre con las series de televisión: no hay bloguero, tuitero o cantamañanas que no haya hecho su top ten de 2014 con las series que uno tiene que ver sí o sí. El mundo de las series continúa viviendo su época dorada y los actores, los directores, los productores, los guionistas y, en definitiva, el talento han abandonado Hollywood para buscar cobijo en las grandes cadenas americanas de pago.

Abro paréntesis. No estoy descubriendo la pólvora: fue Boyero el que dijo que The Wire, con sus 65 horas de duración, era el mejor cine que había visto en los últimos años. Y a Boyero le pagaban por escribir de cine. Cierro paréntesis.

2014 ha sido un gran año para las series. Como lo fueron 2013 y 2012. Y hasta 2011 o 2010. Este año las grandes como Juego de Tronos han estado a la altura, Mad Men nos ha regalado la primera parte de su última temporada (!), hemos descubierto Looking y Transparent, Homeland, House of Cards y The Walking Dead se marcaron excelentes temporadas, y hemos asistido al estreno de True Detective y Fargo. Ah, y también se despidieron The Killing y The Newsroom.

El nuevo gran cine se ve en pantalla pequeña y aunque el que aquí escribe sea incapaz de hacer un listado con las diez series imprescindibles de 2014, creo que puedo permitirme recomendar las dos que más me gustaron: las tenéis en el título de esta columna.


Columna publicada a Levante-EMV, el 31 de desembre de 2014
.


dissabte, 10 gener de 2015

Episodio Piloto #19



Sonia y hombres y viceversa

Sonia Castedo se dejará caer por Telecinco. Es normal, es natural, y lo que sorprendería en este caso es que la BBC quisiera entrevistarla. También estaba interesada La Sexta, pero el programa de Ana Pastor todavía no paga a sus invitados y Sonia, que de tonta no tiene una mecha, ha optado por Un tiempo nuevo que, parece ser, ha soltado la mosca que pedía la alicantina.

Abro paréntesis judicial. Puede parecer obsceno que una televisión pague a un corrupto por una entrevista, pero si lo pensamos detenidamente es mejor: más dinero tendrá el juez para embargar para las fianzas y la responsabilidad civil del corrupto. Cierro paréntesis judicial.

Así pues, según todo lo previsto, la ecs!alcaldesa de Alicante, la misma que pasó olímpicamente de acudir a la sesión plenaria donde se daba cuenta de su dimisión, se presentará en un plató de televisión a explicar lo que mejor o peor haya negociado con el programa de Mediaset (y quién sabe si acaba de tertuliana) y yo lo veo bien porque es una pena que estas cosas queden en provincias: el bochorno merece cobertura estatal y prime-time.

Pero no hay que ser un lince para saber que a Castedo le saldrá mal el experimento: aunque sea Telecinco, eso no va a ser una de esas mierdas del TDT donde se dejan caer nuestros políticos corruptos a lavar su imagen con preguntas pactadas y adornadas con flores de colores y, aunque lo fuera, Castedo se ha convertido por méritos propios en el paradigma de la vergüenza (y desvergüenza) política y eso, querida Sonia, ya no tiene remedio.

Como decía al principio, a estas alturas no sorprende que Sonia Castedo haya acabado en Telecinco, aunque si hubiera tenido que apostar no lo hubiera hecho por Un tiempo nuevo, sino por Hombres y mujeres y viceversa. Le va mucho más al pelo.

dimecres, 7 gener de 2015

Episodio Piloto #09



El chester de Bertín

Como si se tratara de una profecía maya sobre una conjunción astral de efectos devastadores, el domingo por la noche coincidieron en televisión Rosa Díez y Albert Rivera. Una en El Objetivo de Ana Pastor y el otro en el chester de Risto Mejide.

Lo primero acabó como un duelo dialéctico de señoritas Rottermeier y lo segundo como una conversación de barra de bar entre dos divorciados que se quejan porque no ven a sus hijos tanto como les gustaría. Y yo dándole al mando a distancia como un loco, de despropósito en despropósito.

Dejé El Objetivo, ese programa que dice que “estos son los datos” (sic) para que el espectador saque sus conclusiones, cuando un reportero salió a la calle a preguntar a transeúntes qué opinaban, en general, de la corrupción en España y me topé con Mejide preguntándole a Rivera si volvería a posar desnudo en un cartel electoral. De regreso a La Sexta, me sorprendieron Pastor y Díez en un diálogo de estiradas intentando demostrar a la audiencia que una era más lista que la otra y no pude evitar pensar que si hubieran sido hombres el programa hubiera acabado con los dos sacándosela y midiéndosela.

Rivera estuvo mejor, pero no por méritos propios, ya que con Mejide pasa una cosa curiosa: cualquier entrevistado a su lado parece una persona afable, modesta y simpática, ya sea un político, un presentador de televisión o un genocida. Toda regla, sin embargo, tiene su excepción y en este caso, antes de Rivera, Mejide tuvo un entrevistado al que no pudo superar: Bertín Osborne.

Al lado del cantante de rancheras ni siquiera Risto resulta engreído o pretencioso y sólo alguien que tiene la caspa dentro y no fuera de la cabeza es capaz de soltar cosas como que “Ahora no soy infiel porque valoro lo que tengo”.

Hay determinados personajes de los que la televisión necesita divorciarse para siempre.



Columna del 5 de novembre de 2014, a Levante-EMV. 

dilluns, 5 gener de 2015

El moment exacte




Quan té la contrasenya del wifi de ma casa i jo el de la seua. Quan es porta feina per fer-la al meu sofà. O, com en les pel·lícules, quan ja té un raspall de dents al meu bany. Quan ens besem en la boca en trobar-nos al carrer. Quan, per primera vegada en la teua vida, compres Nesquik perquè és el que desdejuna. Quan quedem només per vore'ns, sense cap propòsit concret perquè no fa falta fer plans. Quan podem passar una nit sense follar, només dormint. Quan una migdiada al sofà acaba en una sessió de sexe. Quan faig plans per fer un viatge junts. Quan puc sopar amb aigua, sense cervesa ni vi, perquè no tinc la necessitat de semblar més sofisticat. Quan li assignes una banda del llit. Quan esborres el Grindr del mòbil. Quan passem el dia amb sabates d'anar per casa i sense dutxar. Quan abans d'acomiadar-nos ens preguntem quan ens tornarem a vore. Quan ens enviem la icona del koala per Whatsapp. Quan li dius que vols anar a la platja en hivern i ell et diu que sí.


No sé en quin moment exacte una persona es converteix en nóvio, però em puc fer una idea. 


dilluns, 29 desembre de 2014

Episodio Piloto #08



Adán (y Eva) al desnudo

La semana pasada Cuatro estrenó, con un gran éxito de audiencia, Adán y Eva, que viene a ser la evolución natural de los dating show, ese subgénero televisivo que se presta, y mucho, a la vergüenza ajena.

Desde el autonómico y naïf Amor a primera vista hasta los tróspidos de ¿Quién quiere casarse con mi hijo? o el icónico Mujeres y hombres y viceversa ha llovido mucho, pero hay algo que sigue constante: que todo es mentira.

A pesar de ello, en Adán y Eva nos quieren vender la burra: “La verdad sólo se presenta de una forma, desnuda” rezaba, pretencioso, un rótulo en el estreno y a continuación la presentadora nos explicaba que el programa había creado “un mundo donde enamorarse es la única ocupación de los participantes”. Esto, en cristiano, significa: vamos a poner a gente no muy lista en pelotas, les vamos a dar alcohol y vamos a ver qué hacen, como si en vez de follar fueran a replantear las bases de la civilización occidental.

El resultado del experimento es genial: chicas con el papo al aire y chicos balanceando la chorra por la playa e interactuando entre ellos como si fueran chimpancés. Se tumban a la sombra, se tocan aquí, se tocan allá y hablan de ir a visitar museos cuando dejen la isla. Como el ora et labora benedictino, vaya.

Lo único que me molesta de Adán y Eva es que hayan buscado algún pretexto para lanzar el formato (aunque sea tan endeble como el que utilizó una concursante para justificar su participación en el programa: “Tengo 21 años y aún no he encontrado el amor”) porque si algo aprendimos de GandíaShore es que el entretenimiento televisivo ya no necesita tener sentido: sólo hace falta un puñado de bufones descerebrados con abdominales marcados y mucho alcohol.

Columna publicada a Levante-EMV el 22 d'octubre de 2014




dilluns, 22 desembre de 2014

Matí de dilluns



Dilluns passat vaig preferir quedar-me al llit que anar a treballar.

Hauria d'anar al despatx.
I jo hauria d'anar a classe.

Vaig passar el matí de dilluns al llit, en companyia, obviant les telefonades insistents dels clients al mòbil mentre gaudia del sexe primerenc d'una vetllada que havia encetat el diumenge a poqueta nit i d'una esquena coberta per una fina pel·lícula de suor que es tensionava quan mossegava el clatell.

Em va tocar fer memòria per a recordar l'última vegada que vaig dormir (literalment) amb algú tota la nit i vaig haver de retrotraure'm un any sencer, fins a l'incòmode llit d'un hotel de Palma.

Recuperar eixa sensació, la de dormir poc i malament però ben acompanyat, em va agradar tant que vaig repetir la nit de dijous i la nit de divendres i vaig desdejunar en companyia el matí de divendres i el matí de dissabte.

I, si no passa res, dimarts tornaré a dormir acompanyat i dimecres de matí tornaré a fer desdejuni per a dos.



LinkWithin

Related Posts with Thumbnails