dimarts, 9 de desembre de 2014

Episodio Piloto #6



Herodes

La televisión española es capaz de despropósitos tales como hacer coincidir la emisión de dos programas de famosos tirándose a una piscina desde un trampolín. Esto pasó la temporada pasada con Mira quién salta, en Telecinco, y Splash! Famosos al agua en Antena 3.

Si ya resulta cuestionable el interés de un programa de este tipo, todavía lo es más el de dos programas simultáneos que ofrecen el mismo concepto de entretenimiento, aunque en su descargo podemos decir simplemente nos daban aquéllo que anunciaban: famosos, saltos, agua y nada más.

El caso es que Telecinco y Antena 3 lo han vuelto a hacer con sendos programas en los que básicamente se hace lo mismo: niños que cantan, bailan o hacen el idiota acrobacias sobre un escenario. Tu cara me suena Mini (que han reducido a TCMSM, como si fuera el nombre de una enfermedad contagiosa creada en un laboratorio farmacéutico) y Pequeños gigantes (todo un alarde de originalidad) son tal tortura que uno no sabe si debería reivindicar la figura de Herodes más a menudo.

Pienso en los padres de estas criaturas y creo que se han rendido: “¿Qué más me dan los recortes en becas si mi niña baila salsa en la tele?” o “Mi hijo no puede estudiar trigonometría porque tiene que aprenderse una coreografía con María del Monte” o “¿Me va a decir a mí el Estado si tengo que llevar a mi hijo al colegio o a un plató de Telecinco?”

El problema es que los niños, como los perros que defecan en la calles, no son los responsables de sus excrementos y, del mismo modo que de los perros responden sus propietarios, en el caso de los menores está claro que la culpa es de los padres, que los visten con lentejuelas y les llenan la cabeza de confeti de colores.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails