dijous, 15 de gener de 2015

Episodio piloto #20



París y Guadalix

Resulta desesperante comprobar como cada vez que sucede algo importante las redes sociales se convierten en un río de diarrea discursiva en el que parece que existe una pugna por ver quién hace más el ridículo.

El último ejemplo lo hemos visto con claridad en relación a los atentados yihadistas en París de la semana pasada y gracias a los cuales hemos leído estupideces una detrás de otra del estilo: “Todo el mundo habla de París pero nadie dice nada de X” y por X se puede entender “el cierre de Canal 9”, “los niños de África”, “el cierre de Egunkaria”, “que han denunciado a un tuitero por hacer el idiota” u “otra vez hay lentejas para comer”.

Un ejemplo: un fotógrafo valenciano, en plena crisis francesa con secuestros, rehenes y sangre por secar, lanzaba un tuit con la foto de un periodista asesinado en Gaza y lamentaba que “Esto no es noticia”. La realidad es que sí que había sido noticia, pero en verano de 2014, que fue cuando el periodista palestino fue realmente asesinado. Esto demuestra que a veces hay que saber ajustar mejor el objetivo.

Pues bien, del mismo modo empezó Jordi González el domingo a presentar Gran Hermano VIP: después de hacer referencia a los atentados de París añadió “Este es un programa de convivencia y tolerancia”. Y yo me abochorné mucho, casi hasta el límite. Hasta que, en un momento dado, a los Chunguitos les ofrecieron en una pantalla la imagen de otro concursante de raza negra y dijeron: “¿Eso es un gorila?”, “¿Esto es la selva?”, “¿Eso es un mono?”, “¿Ese es King Kong?” y mi bochorno se convirtió en asco.

No quiero hacer ningún llamamiento en concreto, pero si alguien quiere poner en cuestión las bases de nuestra civilización le ruego que deje París en paz y que empiece, por ejemplo, por Guadalix de la Sierra.


Columna publicada a Levante-EMV el 14 de gener de 2014





LinkWithin

Related Posts with Thumbnails