dimecres, 25 de febrer de 2015

Episodio Piloto #23




La realidad

Tengo que empezar reconociendo que no sé qué hace que una serie funcione. O mejor dicho: qué hace que una serie sea buena y funcione. Supongo que para que una serie triunfe, en una época en la que aparecen series cada día, deben darse muchas circunstancias y casualidades: un buen guión, un buen reparto, un buen momento para estrenarla. Como digo, no lo sé.

Es mucho más fácil saber cuándo una serie funciona y cuando no que saber por qué lo hace. Pondremos dos ejemplos: recientemente descubrí Borgen, una serie danesa que nos cuenta el día a día de la gestión política en una democracia seria.

Borgen relata la conformación de un gobierno de coalición, las vicisitudes de la tramitación parlamentaria de las leyes, los pasillos y los recovecos de la política, las tensiones entre la realpolitik y los programas electorales o el desgaste personal de los servidores públicos. Todo ello bien narrado, bien interpretado, en definitiva, bien hecho.

Y luego, en el otro lado, tenemos The Strain, que estrenó ayer Cuatro. Una serie que trata de todo en general: hay nazis mutantes, hay una epidemia, hay monstruos, hay gente que muere, hay un viejo judío con una espada mágica y hay un padre que, en medio de un inmediato apocalipsis, lucha contra la epidemia y los nazis mutantes y, al mismo tiempo, por conseguir la custodia de su repelente hijo. Todo ello mal narrado, mal interpretado, en definitiva, mal hecho.

Lo más curioso es que para el espectador ibérico las tramas políticas de Borgen, por su seriedad, contundencia y sentido democrático, resultarán muchos menos verosímiles que los nazis mutantes de The Strain.

Así de idiotas y descreídos nos han dejado algunos.


Columna publicada en Levante-EMV, el 4 de febrer de 2015

.

1 comentari:

Anònim ha dit...

Brigitte Nyborg és molta Brigitte Nyborg. És, de moment, la única política per la qual he sentit empatia. I això que és de mentida.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails